JavaScript 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

La Vicepresidenta del gremio, médica Doris Sarasty Rodríguez presidió la reunión en la que se manifestó la preocupación por las delicadas aseveraciones que se hacen en dicha circular, sin tener en cuenta las verdaderas circunstancias y limitaciones de los hospitales y clínicas. 

img

Una voz de inconformidad y rechazo a la Circular No. 013 expedida por la Superintendencia Nacional de Salud en donde se imparten directrices a las instituciones prestadoras de servicios de salud en el sentido de la obligatoriedad en la atención y sanciones ante la no prestación de servicios pese a las deudas que las EPS han adquirido con las mismas, se hizo sentir durante la reciente reunión de Junta Directiva de la  Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) con el Superintendente, Norman Julio Muñoz, la cual tuvo el acompañamiento de la Procuraduría General de la Nación con el propósito de evaluar su actuar y proteger a las IPS de posibles acciones injustas.

La reunión estuvo presidida por la Gerente General del  Hospital Infantil Los Ángeles, Doris Sarasty Rodríguez, en su calidad de vicepresidenta de la Junta Directiva y del Director General de la ACHC Juan Carlos Giraldo Valencia, quienes sentaron su voz de protesta ante la forma de presentar el tema y las aseveraciones públicas hechas por el encargado de la inspección, vigilancia y control del sector salud las cuales consideraron como inequitativas, desconocedoras del compromiso e ingente labor de las IPS serias y que alimenta actuaciones indebidas por parte de las entidades responsables de pago; señalaron así mismo, la inconveniencia de legislar para las excepciones y exigieron equilibrio en las normas y requerimientos que realiza la Superintendencia, de manera tal que se exija a todos los vigilados por igual.

“Tenemos un sentimiento anti-hospitalario. Somos organizaciones que trabajamos bajo principios de ética, estamos para salvar vidas y por eso siempre serán nuestra prioridad los pacientes. Consideramos que el tratamiento que nos da la Superintendencia Nacional de Salud al expedir dicha circular no es digno para instituciones como las nuestras que han entregado todo por los usuarios, preocupándonos por la calidad en la atención, la seguridad del paciente y la atención humanizada,  jamás cerrando nuestras puertas, pese a las múltiples adversidades que enfrenta el sistema de salud colombiano”, expresó la Vicepresidenta de la Junta Directiva de la ACHC, Doris Sarasty.

Por su parte, el Superintendente Nacional de Salud, Norman Julio Muñoz explicó que las motivaciones de la Circular 013 obedecieron a los hallazgos que hizo esa entidad donde se encontraron comportamientos indebidos de algunos prestadores y algunos casos puntuales en los cuales se ha puesto en riesgo la vida de los pacientes, haciendo interrupciones en el curso de procesos de atención, solicitando anticipos con valores muy superiores a los del mercado y desplegando actuaciones que exponen a los usuarios. Precisó que el alcance de la circular no hace referencia a que se deba prestar el servicio aun sin tener contratos o convenios – con excepción del servicio de urgencias – y sin límite alguno y señaló que ante las observaciones que recibió hizo precisas advertencias a las EPS para que no utilicen la Circular 013 como un aval o mecanismo para no realizar los pagos oportunamente.

A su turno, los miembros de la Junta Directiva de la ACHC expresaron que el gremio rechaza las prácticas indebidas de algunas IPS y comparten que se impongan las sanciones a que haya lugar frente a casos puntuales.

El Director General de la ACHC, Juan Carlos Giraldo, enfatizó que las instrucciones dadas en la referida circular atacan aspectos éticos de las IPS agremiadas que no pueden pasarse por alto; solicitó equilibrio, protección y justicia en las actuaciones de la entidad encargada de la inspección, vigilancia y control del sector, sin favorecimientos ni retaliaciones e instó a que como un acto de grandeza, se derogue dicha disposición y que en lugar de atacar los efectos de la crisis, se evalúen y combatan las causas de la misma.

El Superintendente de Salud manifestó su preocupación por la percepción que tiene el gremio de desequilibrio en las decisiones que toma dicho organismo de inspección, vigilancia y control precisando que dicha circular tiene motivaciones y mensajes puntuales para quienes han actuado mal y no tiene la intención de atacar a las instituciones hospitalarias en general, ya que expidió dicha norma con el fin de proteger a la población.

Informó además que está trabajando en procesos exhaustivos a través del seguimiento de las cuentas maestras de las EPS para hacer la trazabilidad de los ingresos que perciben las EPS y los pagos que están realizando al sector prestador; igualmente expresó estar trabajando al amparo de sus funciones jurisdiccionales para que las decisiones de los actos conciliatorios sean verdaderos títulos que presten mérito ejecutivo, a fin de facilitar la gestión de cobro de los prestadores.

Señaló haber tomado atenta nota de las observaciones planteadas por la ACHC para realizar el análisis correspondiente, dar respuesta formal a la misiva enviada por la Asociación y adoptar las decisiones a que haya lugar.

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) estará atenta a dar a conocer oportunamente a sus afiliados la respuesta que se reciba y conforme a ello, avanzará en las acciones correspondientes.

Finalmente, el Director General Juan Carlos Giraldo agradeció el compromiso y acompañamiento de la Junta Directiva en situaciones como ésta, que afectan a los afiliados y no aportan a la consolidación y respeto de la institucionalidad del sistema de salud colombiano.

Traducir página »