Patricia Reyes, Mamá de María Angélica, paciente del Servicio de Oncohematología: Testimonio de Vida

Ella padeció un linfoma de Hodking y gracias a Dios y cada uno de los médicos, en especial la Oncohematóloga pediatra y el personal de enfermería mi hija hoy está sana. La atención que recibimos en el Hospital Infantíl Los Ángeles como familia fue muy bueno, porque en cada paso del tratamiento los médicos nos explicaban acerca de cada situación. La atención de los enfermeros y las doctoras de turno igualmente fue excelente ya que estaban pendientes de las necesidades de mi hija en todo momento.

María Angélica comenzó su tratamiento en el Hospital Infantíl desde el 2014, durante 11 meses tuvo varios ciclos de quimioterapia y radioterapia. Uno de los apoyos más grandes que recibí fue en un momento crítico cuando mi pequeña entró a la Unidad de Cuidados Intensivos pediátricos. Allí conocí al líder de apoyo espiritual Cristian García y a la psicóloga clínica Violeta Zúñiga quienes me reconfortaron con sus palabras y me dijeron que no desfalleciera. La psicóloga me abrazó con su instinto maternal y me dijo “mamá no llores, ella siente todo lo que pasa a su alrededor”. Cuando María Angélica se encontraba hospitalizada siempre recibía la visita de la profe Amanda Cortés encargada del Aula Hospitalaria, quien la integraba a los talleres y actividades propios de su edad.

Mientras que la psicóloga encargada del Centro Lúdico Carolina Villota buscaba a su consentida donde estuviera hospitalizada para invitarla a participar de las actividades del centro lúdico, prestarle libros, consentirla con un dulce o simplemente darle los buenos días con una sonrisa.

Nubia Elena Pabón Luna, Mamá de Sarita María Salazar Pabón, 9 años: Una Bendición que salvó la Vida de mi Hija

A mi hija le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda cuando tenía seis años; fue una noticia que me desmoronó a mí y a toda la familia. Fue bastante doloroso porque como mamá nadie se espera una enfermedad grave en un hijo. Ella empezó con un problema en el colon, de inmediato la llevamos a la EPS Saludcoop desde donde la remitieron al Hospital Infantl Los Ángeles para que la atendiera el cirujano pediatra.

Cuando nos confirmaron la enfermedad la familia se unió alrededor de este problema que contó con el apoyo de todo el personal asistencial del hospital que nos acogió con cariño, desde las personal de servicios generales hasta los médicos y especialistas. Gracias a Dios todo se dio en el Hospital Infantil Los Ángeles porque la prioridad para esta institución son los niños, lo que permite que los pacientes se recuperen de forma más eficaz. Mi hija asistió a 128 semanas de quimioterapia durante dos años, tiempo durante el cual no ha recaído. Ya le quedan las últimas dos para terminar su tratamiento.

En este momento Sarita ya está curada de lo cual estoy eternamente agradecida con Dios que me puso una solución en las manos: el Hospital Infantil Los Ángeles, con la Oncohematóloga pediatra, Dra. María del Rosario Álvarez y con todo el personal médico y de enfermería que han entregado todo su amor y cuidados para devolverle la vida a mi amada hija.

 Dra. Liliana Mazzillo Vega – Intensivista Pediatra: Visión de futuro,transformación e Inversión en nuestro Talento Humano.

He tenido el gusto de vivir la gran transformación del Hospital Infantil los Ángeles y me enorgullece ser parte del primer hospital exclusivamente pediátrico a nivel nacional con Acreditación en Salud. Como intensivista pediatra quiero compartir mi experiencia. En el año 2000, ingresé al Hospital Infantil Los Ángeles como médica pediatra y recuerdo con mucho cariño al gran talento humano que hacía parte del hospital, sin embargo veíamos con tristeza las grandes necesidades y limitaciones, para ofrecer servicios de mayor complejidad al no disponer de una Unidad de Cuidados Intensivos pediátrica (UCIP); además por ser Pasto una ciudad intermedia, alejada del centro del país, se hacía más dificil el acceso a estos servicios teniendo en cuenta que la UCIP más cercana se encontraba en la ciudad de Cali a donde remitiamos los pacientes críticos además en esa época existiamos pocos pediatras en Nariño para poder cubrir las necesidades nuestra población.

Los médicos pediatras existentes cubríamos la mayor parte de los servicios asegurando la calidad de la prestación, convirtiendo a la institución en un hospital de referencia no solo para el departamento de Nariño, sino también para el Putumayo, parte del Cauca e incluso para la frontera con el Ecuador.

Esta gran responsabilidad requería la apertura de camas de cuidado intensivo y tener mayor número de subespecialistas, por esto y gracias a la misión y visión del Hospital, la Gerencia implementó la apertura de tres camas de UCI con el proyecto de ampliarla a once como se hizo y además gestionó un Plan de Apoyo en la Capacitación Formal del Personal Médico. Fue muy grato para mí contar con la confianza de la Gerente General, Dra. Doris Sarasty quien apoyó mi formación como intensivista pediatra; gracias a esto en el año 2009 inicié estudios de Cuidado Intensivo Pediátrico en la Universidad Nacional de Colombia los cuales terminé en el año 2011.

Me enorgullece saber que hoy hago parte del grupo de subespecialistas formados con apoyo del Hospital. No existe mayor satisfacción que escuchar a la gente comentar sobre la percepción que tienen del Hospital Infantil Los Ángeles. Muchos vienen de lugares muy lejanos porque se sienten a gusto con la atención que reciben, ven una institución comprometida con la infancia, valoran el trabajo médico y la atención brindada por todo el personal en las diferentes áreas. Por todas estas razones, para mí siempre será una bendición y un verdadero placer pertenecer a la gran familia HILA y más aún recibir a diario la sonrisa y las palabras de agradecimiento de los niños y sus padres.