Ocho jóvenes y señoritas pacientes del servicio de Oncohematología del Hospital Infantil Los Ángeles, recibieron el grado de bachilleres al culminar los estudios de secundaria en sus diferentes instituciones educativas de origen, proceso que fue acompañado por las docentes del Aula Hospitalaria quienes a través del programa de Pedagogía Hospitalaria y Apoyo Académico Especial de la Secretaría de Educación Municipal de Pasto, garantizaron la continuidad escolar durante todo el periodo de su tratamiento contra el  cáncer.   

“Esta es una de las ceremonias más bellas y conmovedoras a las que he asistido como gerente del Hospital Infantil Los Ángeles. Conmovedora porque hoy celebramos la vida. Tenemos una historia  de 17 años de amor para los niños con cáncer, que nació en un pequeño servicio de hematología que luego se transformó en el servicio de Oncohematología para convertirse posteriormente en la primera y única Unidad Integral de Cáncer Infantil (UACAI) de Colombia. Toda una lucha en equipo por lograr el 68% de supervivencia de nuestros pacientes oncológicos pediátricos, que en el resto del país es del 50%. Buscamos que los niños tengan años de vida saludables y sean productivos para la sociedad”, expresó la gerente general, Doris Sarasty Rodríguez.

 

                       

 

Hace más de una década, el Hospital Infantil Los Ángeles comenzó a centrar  su interés en procesos de inclusión educativa para garantizar el derecho de las niñas, niños y adolescentes a la educación y formación aún en condición de enfermedad; es así como la Dra. Doris Sarasty comenzó a soñar y vislumbrar

 la gestión de espacios lúdico-educativos que permitieran el aprendizaje significativo, la re-significación de la enfermedad y el viaje a otros mundos posibles a través de la imaginación. Desde entonces se gestó un camino en conjunto con la Alcaldía de Pasto a través de su Secretaría de Educación Municipal y de la Institución Educativa Antonio Nariño, que ha permitido brindar apoyo académico especial a todos los pacientes del servicio de Oncohematología quienes reciben su tratamiento médico sin perder ninguna asignatura a causa de inasistencia a clases permaneciendo en comunicación permanente con sus docentes y compañeros a través de las herramientas tecnológicas.

  “Hace 3 años me diagnosticaron la enfermedad y tuve que interrumpir mi colegio porque inicié quimioterapias. Para los pacientes del        Servicio de Oncohematología cada día que pasa es una gran meta superada. En este largo periodo, hemos estado acompañados por         personas maravillosas que se han entregado con amor a atendernos, profesionales de la salud con auténtica vocación de servicio.        Son muchas las personas con quienes  me he  cruzado en éste, mi segundo hogar. Mil gracias por estar ahí. No sabía que existían seres humanos que pudieran  cambiar la vida para bien, que me enseñaran lecciones de valor, fuerza y fortaleza para descubrir la realidad de lo que queremos alcanzar y especialmente a valorar los pequeñas cosas de la vida”, resaltó la estudiante del Colegio San Felipe Neri y paciente, Edna Sofía Cuaicuán Gómez.

Dentro del programa de Pedagogía Hospitalaria, todos los niños y niñas del Servicio de Oncohematología reciben acompañamiento educativo y diferentes tipos de talleres lúdicos y recreativos como lectura, pintura y manualidades, entre otros. En promedio 100 pacientes de diferentes edades y grados escolares al año son beneficiados por el apoyo académico especial. Desde que se implementó el programa de Pedagogía Hospitalaria en el año 2013 se han realizado alrededor de 24 mil atenciones a los pacientes.

Para el rector de la institución educativa municipal Antonio Nariño, Mario Martínez Narváez, “este es un proceso que nos llena el alma y el corazón. Es  un trabajo interinstitucional que nos enorgullece porque estamos llegando con educación a la población vulnerable. Articular este esfuerzo en favor de los niños hospitalizados nos emociona de manera muy especial; es un aporte lleno de cariño y esperanza. Queremos que durante su estancia en el Hospital Infantil Los Ángeles, ellos no interrumpan sus estudios y por eso nos hemos integrado a este proceso educativo que ha tenido una importante aceptación en el Ministerio de Educación Nacional, como ejemplo de inclusión educativa digno de ser apoyado.”.

El Aula Hospitalaria es un escenario donde se valida el derecho de los niños hospitalizados a la educación y la atención integral. Así mismo, se constituye en  un  punto de encuentro para los padres en el cual  comparten experiencias significativas que fortalecen el afrontamiento de la condición de salud de sus hijos a través de actividades que contribuyen a mejorar su calidad de vida y adaptación durante tiempos prolongados de terapia. El Aula Hospitalaria brinda apoyo escolar con un enfoque de Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

“Hoy ha sido un día muy especial, lo he disfrutado como si fuera el grado de mi propia hija porque todos son como mis hijos.

Afortunadamente ellos han dado la pelea han afrontado la vida y han logrado salir adelante con verdadero valor y éxito. Uno solamente es un acompañante en este camino. Gracias a todo el equipo de salud que salva vidas y especialmente a los padres de familia por su fortaleza”, manifestó la oncohematóloga pediatra, María del Rosario Álvarez Venegas.

Durante su intervención, la Dra. Doris Sarasty finalmente enfatizó: La educación es para el espíritu lo que el alimento es para el cuerpo. La felicidad de los pueblos depende del buen grado de educación de su juventud. Esa educación es como un frasco de perfume donde se destilan esencias de violetas y de rosas. El vaso puede quebrarse, pero ese perfume (la educación) quedará adherido a los cristales rotos. Así es de fuerte la educación y ese es el regalo que hoy tienen en sus manos. Cuiden ese tesoro que es la educación”.

Durante la emotiva ceremonia de graduación de bachilleres realizada en el Centro Lúdico de Educación en Valores Humanos, el capellán del Hospital Infantil Los Ángeles, padre Edier Meléndez, celebró un momento especial de oración y bendición a los graduandos.